La fuente de la misericordia

Lindsey Zarob | 10 de octubre de 2022

Jesús dejó aquel lugar y se dirigió a los alrededores de Tiro. Entró en una casa y no quiso que nadie lo supiera; sin embargo, no pudo mantener su presencia en secreto. De hecho, en cuanto se enteró de su presencia, una mujer cuya hijita estaba poseída por un espíritu impuro vino y se postró a sus pies. La mujer era griega, nacida en la Fenicia siria. Le rogó a Jesús que expulsara al demonio de su hija.

"Primero deja que los niños coman todo lo que quieran", le dijo, "porque no está bien coger el pan de los niños y echárselo a los perros".

"Señor", respondió ella, "hasta los perros que están debajo de la mesa se comen las migajas de los niños". Entonces él le dijo: "Por tal respuesta, puedes irte; el demonio ha dejado a tu hija". Volvió a casa y encontró a su hija tumbada en la cama, y al demonio desaparecido.

Marcos 7:24-30

En el pasaje de hoy, Jesús esperaba escapar de las multitudes durante un tiempo antes de volver a salir para ejercer su ministerio. Esto resultó imposible, ya que se corrió la voz no sólo entre el pueblo judío, sino también entre los gentiles. Esta mujer interrumpe sus planes y, a través de esta parábola, Él le está diciendo que su tiempo no ha llegado todavía - Su misión ahora mismo es para los judíos, los gentiles vendrán después. 

Ella no acepta su respuesta y responde directamente a la parábola: "... hasta los perros de debajo de la mesa se comen las migajas de los niños". Es aguda y atrevida. Pero lo sorprendente es la forma en que responde: en lugar de ofenderse por la parábola de Jesús, se involucra respetuosamente en ella. En el relato paralelo de Mateo 15, llama a Jesús Hijo de David, indicando que entiende que es el Mesías prometido a los judíos. Sabe que no es de "su pueblo". Sabe que no merece lo que Jesús puede hacer, pero también sabe que Él puede salvar a su hija. Su respuesta demuestra su fe. Jesús le concede su petición, revelando que Jesús es misericordioso incluso con los extranjeros. 

Podemos aprender mucho de esta mujer. En Jesús Rey, Tim Keller escribe: "Ella no está diciendo: 'Señor, dame lo que merezco sobre la base de mi bondad'. Ella está diciendo: 'Dame lo que no merezco sobre la base de tu bondad, y lo necesito ahora'". 

La misericordia no depende de nuestra bondad o falta de ella. La Biblia dice que todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3:23). Volvemos a la cruz, una vez más, donde Jesús dio misericordiosamente de sí mismo para que cualquiera pueda tener una relación correcta con el Padre. 

La verdadera misericordia, y nuestra capacidad de ser misericordiosos con los demás, provienen de la bondad de Jesús. Anímense, amigos, a través de Jesús, podemos recibir misericordia del Padre, y por el poder del Espíritu Santo, podemos extender la misericordia a los que nos rodean.

Próximos pasos

  • Recemos hoy juntos esta oración: Oh, Salvador misericordioso, gracias por extenderme la máxima misericordia al pagar el precio de mis pecados. Sin ti, no puedo hacer nada bueno, pero tu Palabra dice que nada es imposible para ti. Por eso, Señor Jesús, te pido que tu poder, que se perfecciona en mi debilidad, me permita vivir con misericordia y amar bien. Amén.
  • Si tienes curiosidad por este pasaje de la Escritura, te recomiendo que le eches un vistazo al libro de Tim Keller, Jesus The King: Understanding the Life and Death of the Son of God. En el capítulo ocho, analiza este pasaje más profundamente.